6 de noviembre de 2010

Porno: Feminismo vs. Feminismo

Debido a que por mi último post en Pixel Negro ya recibí reacciones alteradas, revivo este post que data de hace más de un año. Por un lado una queridísima amiga, me reclama que cómo puedo desear filmar algo que degrade tanto a la mujer; y por otro un amigo se sorprende de que yo quiera grabar porno, puesto que alguna vez me vio leyendo libros de feminismo. Este texto es para aclarar que el porno no tiene nada contra la mujer, y que no todas las variantes de feminismos son iguales. El post fue escrito en agosto del 2009.

Vagando en el cyberespacio me encontré con una notica algo vieja, pero que da mucho para hablar.
La Coordinadora de Mujeres del Cibao, en el norte dominicano, expresó hoy su indignación por el rodaje de una película pornográfica protagonizada por mujeres locales y haitianas, y consideró que constituye "una burla vulgar y un atentado a la dignidad" de la mujer.
La portavoz de la citada coordinadora, Yolanda Santana, resaltó que el rodaje es un atentado contra la sociedad dominicana, a la que pidió que se pronuncie y tome medidas en contra de este tipo de acciones "que implican también denigrar a las mujeres, niñas y adolescentes de este país", dijo.
Hasta qué límites llega la ridiculez de las llamadas feministas. Esta palabra engloba muchos puntos de vista y opiniones totalmente diferentes. Existen desde las feministas autoritarias de pensamiento único, hasta las anarcofeministas individualistas; y entre ambas posturas hay un gradiente con un sinnúmero de vertientes diferentes.
Lastimosamente la postura más visible y por lo general más conocida es la de las feministas autoritarias, fascistas, anti-hombres, ridículas y recentidas. Esta es la rama de las feministas que se opone tanto a los concursos de belleza como a la pornografía, como a todo lo que ellas consideren machista y patriarcal. En el blog Conciencia Feminista existen muchos textos anti-porno, de donde saco los siguientes párrafos:
La pornografía heterosexual comercializada en masa contemporánea (el grueso del mercado del material sexualmente explícito) es un lugar donde se crea y distribuye un significado particular del sexo y el género. El mensaje ideológico central de la pornografía no es difícil de discernir: las mujeres existen para dar placer sexual a los hombres, independientemente de la forma en que los hombres quieran ese placer, sin importar qué consecuencias tenga para las mujeres. No es sólo que las mujeres existan para el sexo, sino que existen para el sexo que quieren los hombres.
A pesar de las afirmaciones naif (o poco sinceras) de que la pornografía es un vehículo para la liberación sexual de la mujer, el grueso de la pornografía comercializada en masa es increíblemente sexista. Desde el feo lenguaje que se utiliza para describir a las mujeres, hasta las posturas de subordinación, hasta las propias prácticas sexuales: la pornografía es implacablemente misógina. A medida que la industria “madura” el género más popular de películas, llamadas “gonzo”, continúa rebasando los límites de degradación y crueldad hacia las mujeres.
Sinceramente creo que quien escribió eso está demente, o sólo a visto un tipo de porno, o es recentida, o algo le hace falta jaja. Pero vámonos por el lado ideológico: si alguien decide grabar un video y contrata a unos actores, no hay ningún problema. Los actores acuden libre y voluntariamente, porque consideran que la remuneración personal, monetaria, de fama o lo que sea, es buena y vale la pena. Ahora, si los actores son actores porno y sus actuaciones son tener sexo con otros actores, cuál es la diferencia. Ninguna. Eso se llama libertad. Las mujeres que trabajan en la industria pornográfica lo hacen libre y voluntariamente. ¿Dónde está el problema? Para suerte nuestra, las feminazis han pensado en todo y el el FAQ de Stop Porn Culture, tienen una respuesta para todos mis argumentos. Veamos: (voy a tratar de traducir los textos en inglés, pero no creo que sea tan buen traductor)
¿Cómo podemos criticar la pornografía cuando las mujeres que la realizan eligieron estar involucradas?

StopPornCulture! no condena a las mujeres que trabajan en la industria; nosotros apoyamos a todas las mujeres y reconocemos el contexto cultural en el que toman sus decisiones. Reconocemos que muchas mujeres están bajo una variedad de problemas económicos y tienen pocas opciones. Estudios sugieren que un porcentaje desproporcionado de las mujeres envueltas en la industria del sexo, fueron abusadas sexualmente cuando niñas, lo cual tiende a encaminar a las mujeres a que vean como su principal función, el dar de placer sexual a los hombres. Nosotras criticamos la industria que explota a estas mujeres, no a las mujeres en sí mismas.
Interesante. Mucho más interesante recordando que "las industrias" no existen. Existen los individuos. Existe un productor que contrata a un director para hacer una película. Existe el encargado de producción que contrata al personal: iluminador, camarógrafo, script, best boy y por supuesto las estrellas porno. Existen muchísimos individuos que se dedican a la comercialización del producto terminado, y eso se debe a que existen muchísimos más individuos que compran aquel producto. ¿Contra quién se oponen? ¿Quiénes son la industria? ¿El director es la industria? ¿Si me pagan por editar una porno, soy parte de la industria? ¿Se oponen a la explotación sexual? ¿Se oponen a las empresas que las producen? ¿Y si dentro de las empresas que las producen, entre los altos cargos administrativos, existen productoras mujeres? ¿Ellas son explotadoras o explotadas también? ¿Se oponen a toda la gente que consume pornografía? En fin, terminé más confundido de lo que estaba, ahora no se ni a qué se oponen. Sólo se que no les gusta el porno y quieren prohibirlo.

Sobre el argumento de que la mayoría de actrices porno solamente eligieron ese trabajo (porque sí, es un trabajo igual que cualquier otro) por necesidad económica, por falta de alternativas o porque fueron abusadas de niñas (¡¡¡¿¿¿???!!!) pues deberíamos preguntarle a una actriz porno. No creo que las cosas necesariamente tengan que ser así. En una entrevista, Alektra Blue explica cómo se hizo actriz porno.
"Me contó cuánto dinero masomenos podría hacer (refiriéndose a Taryn Thomas, su amiga personal que también es actriz porno) y era bastante dinero. Le pregunté a mi mamá y ella dijo "seguro, inténtalo y si no te gusta puedes regresar." Así que me di una oportunidad. No estaba segura si me gustaría. Pensaba que estaría de regreso en dos días pero terminé quedándome por un buen tiempo.
Empecé a conocer gente y realmente todos son muy amables. Fue mucho más fácil de lo que yo pensaba. (risas) El dinero era bastante bueno así que supongo que por eso me he quedado por ahí."
Nunca dice que abusaron de ella. Nunca dice desde una visión lastimera que no tenía más oportunidades y por eso lo hizo; de hecho ella y Taryn trabajaban en un call center antes de ser pornstars. Nadie la obligó, nadie la amenazó, incluso contó con el apoyo de su madre. ¿Dónde está la explotación de la que la quieren salvar?
¿Existe quienes lo hacen por necesidad? Pues sí, supongo. Al igual que hay muchas mujeres que se hacen secretarias, costureras, astronautas, cocineras, físicas cuánticas, o lo que sea por necesidad y nadie anda reclamando. Todos los que trabajan lo hacen de alguna u otra manera por necesidad.

Pero la visión anti-porno es tan cerrada como la moral de los cristianos. De hecho parecería que las feministas anti-porno y los políticos del ala conservadora fueran del mismo bando. Aún así, las feministas se consideran de izquierda y se defienden:
¿Al criticar la pornografía, las feministas no terminarán sumándose al al ala derecha (entiéndase conservadora) de la política?
Decir la verdad sobre la explotación y abuso contra la mujer no es apoyar ningún movimiento político que quiera restringir los derechos de las mujeres e inmovilizar la habilidad de la cultura de moverse hacia una mejor salud sexual. Decir la verdad sobre la pornografía es ponerle un nombre a un sistema de opresión, que causa daño a la mujer y a nuestra sociedad.
En 1983, las abogadas Andrea Dworkin y Catharine MacKinnon elaboraron una ordenanza anti-pornográfica por encargo del consejo de la ciudad de Minneapolis, en Estados Unidos. La ordenanza no prohibía la pornografía, pues Dworkin y MacKinnon pensaban que ello sería contraproductivo, haciendo de la pornografía un negocio ilegal, excento de las regulaciones oficiales, y así causaría aún más daño.

Sin embargo, abría la posibilidad de que cualquier mujer que, al consumir material pornográfico, se sintiera afectada en sus derechos demandara a los responsables. Por suerte esta ordenanza fue declarada inconstitucional por la Corte Suprema de ese país. Según la Corte, la ordenanza infringía el derecho constitucional a la libre expresión.
Por suerte. Ninguna ley que venga de Andrea Dworkin podría ser buena. Recordemos que ella es una de las feminazis más representativas del movimiento anti-hombre. A mi parecer sus teorías son maliciosas, ridículas y muy primitivas. No he leído todo lo que ha escrito obviamente, pero en lo poco que he leído es así y repite incansablemente su primitivez. Para muestra basta un botón:
"La pornografía revela que el placer sexual en los hombres, está indisolublemente atado a victimizar, herir, explotar, que la diversión y la pasión sexual en la privacidad de la imaginación del hombre es inseparable de la brutalidad de su historia. El mundo privado de dominación sexual que los hombres demandan como su derecho y su libertad, es la imagen reflejada del mundo público de sadismo y atrocidad que el hombre consistentemente y con aires de superioridad moral deplora. Es en la experiencia del placer del hombre, que se encuentra el significado de la historia del hombre."
Realmente enfermizo. Ahora entiendo qué fue lo que inspiró a Camille Paglia a que en una entrevista para PlayBoy pidiera: "¡Acabemos ya con el feminismo enfermante, con su corte de enfermeras del estómago, anoréxicas, bulímicas, depresivas, víctimas de violación y sobrevivientes de incestos!", petición que completó con una apología de la pornografía porque "permite que el cuerpo viva el absolutismo lujurioso de la carne en forma desordenada."
¡Esa frase me gustó! Ella si me cayó bien. Y también se consideraba feminista. Este es el otro lado del feminismo. Donde entran todas aquellas que se consideran feministas pero comparten ideas con el individualismo, liberalismo, anarquismo, y otros ismos que ponen a la libertad individual como base.
De esta vertiente citaré a Wendy McElroy, feminista, individualista y anarquista de mercado. Una de las mentes que hace que la palabra feminismo vuelva a ser respetada. Sobre el tema de la pornografía, ella distingue 3 clases de feminismos. El primero es el feminismo intolerante y autoritario: se oponen a la pornografía y buscan prohibirla, a travez de leyes estatales o de métodos de acción directa. El segundo es el feminismo respetuoso: también consideran que la pornografía es degratante y todo eso; pero están conscientes de que no pueden prohibirla ni atentar contra la individualidad ajena. El tercero es el feminismo pro-porno: no sólo que no se opone, sino que está de acuerdo con la pornografía, considera que es buena, útil y necesaria. Ella es la mamá de esta corriente de "mujeres pornografistas".
En un texto, McElroy analiza y contesta a las posturas anti-porno:
"La pornografía es degradante para la mujer."
Degradante es un término subjetivo. Encuentro muy degradante ciertos comerciales en los cuales las mujeres se vuelven orgásmicas con productos jabonosos. El punto final es que cada mujer tiene el derecho de definir qué es degradante o liberador para ella misma. Esta degradación asumida es comúnmente anexada a la "obetificación" de la mujer: eso es, el porno convierte a las mueres en objetvos sexuales. ¿Qué significa esto? Si lo tomamos literalmente, no significa nada porque los objetos no tiene sexualidad, solo los seres la tienen. Pero decir que el porno retrara a la mujer como "seres sexuales" queda muy pobre en retórica.

Usualmente el término "objeto sexual" significa mostrar a la mujer como partes del cuerpo, reduciéndola a objetos físicos. ¿Qué hay de malo con esto? Las mujeres son tanto su cuerpo, como su mente como su alma. Nadie reclama si presentas a una mujer como solo "cerebro" o como un ser espiritual. Si yo solamente me concentro en el sentido de humor de una mujer y excluyo sus otras características ¿es degradante? ¿Por qué entonces, sí lo es enfocarse en su sexualidad?


"La pornografía conlleva a la violencia contra la mujer."
Una relación de causa y efecto es dibujada entre los hombres viendo porno y hombres atacando a las mujeres, especialmente como violación. Pero estudios y expertos están en desacuerdo de si existe alguna relación entre la pornografía y la violencia, entre la imagen y el comportamiento. (...)
En Japón donde la pornografía de gráfica y brutal violencia es bastante adsequible, las violaciones per cápita son mucho más bajas que en Estados Unidos, donde el porno violento es restringido.

"La pornografía es violencia porque las mujeres están sometidas bajo coerción."
Ninguna de las mujeres envueltas en la pornografía con las que hablé reportó estar bajo coerción. Ninguna siquiera conocía a alguna que lo estuviere. De cualquier modo, no menosprecio los reportes de violencia: toda industria tiene sus abusos. Y cualquiera que use la fuerza o trate de hacer que una mujer actúe debería ser enjuiciado por secuestro, asalto y/o violación. Cualquier imagen o film debería ser confiscado y quemado, porque nadie tiene el derecho de beneficiarse del procedimiento de un crimen.

"La pornografía es violencia porque las mujeres que posan para pornos, están tan traumatizadas por el patriarcado que no pueden tener un concentimiento real."

Aunque las mujeres en la pornografía parezcan estar de acuerdo, las feministas anti-porno saben que ninguna mujer sicológicamente sana, estaría de acuerdo con la degradación de la pornografía. Entonces, si la mujer pareciera estar de acuerdo, es porque "se ha enamorado de su propio opresor" y debe ser rescatada de ella misma. Una característica común entre las actrices porno que pude entrevistar, es el amor por el exhibirse. Ahora, si alguna mujer declara que disfruta al enseñar su cuerpo, las feministas anti-pornografía dirán que ella no es un ser humano único que reacciona a un perfil o personalidad diferente. Ella está sicológicamente mal y no es responsable de sus actos.

En escencia, esta es una negación al derecho de las mujeres a elegir cualquier cosa fuera del estrecho corredor de ser política y sexualmente correcto. El derecho a elegir, implica el derecho a hacer una "mala" elección, al igual que la libertad de religión deja el derecho a ser ateo. Al final de cuentas, nadie podrá prevenir que una mujer haga lo que ella piensa debe hacer.


Como una feminista pro-sexo, yo declaro: la pornografía beneficia a la mujer, personal y políticamente.
De este mismo modo, existen varias tendencias tanto feministas como de la pornografía, y en muchas ocasiones ambas se juntas. Girls who like Porn, es un colectivo audiovisual de mujeres que empezaron a hacer pornografía alternativa. Como este existen muchos alrededor del mundo. Existen muchas tendencias, pues al igual que el cine no es sólo Hollywood, el porno no es solo San Fernando Valley. Para gustos hay de todo. Recuerdo hace algunos años en un foro conversaba con Silpivipiapa (vocalista de El Último Resorte) y me decía que quería que alguien haga pornografía diferente, que estaba harta de ver lo mismo y lo mismo, y que estaban haciendo talleres de pornografía HTM. Pues ahora es reconocido: Erika Lust es una directora de cine porno y periodista, que ha sido premiada por sus innovaciones en el cine erótico. En una entrevista declara:
"Las mujeres no tenemos cultura pornográfica. Para nosotras es un concepto sucio, sólo para hombres, bastante feo a nivel estético… todo el concepto tiene connotaciones oscuras de alguna manera. Creo que hay muy pocas mujeres que ven el porno como algo positivo."
Así pues, volviendo a las teorías de Wendy McElroy: la pornografía permite que las mujeres disfruten escenas y situaciones que podrían ser desagrabables para ellas en la vida real. La pornografía rompe los estereotipos culturales y políticos, haciendo que pueda tener sexo consigo misma. Los valores tradicionales le dicen a la mujer que se aguante sus deseos y apetitos, la pornografía les dice que los acepte y disfrute. La pornografía es una buena terapia. La pornografía es libertad de expresión aplicada a la realidad sexual. La pornografía, al igual que todas las demás herejías sexuales, deberían contar con la misma protección legal que las herejías políticas. Legitimizar la pornografía, daría protección a las trabajadoras sexuales que están siendo estigmatizadas en nuestra sociedad.

Así que invito a todas las feministas anti-porno que visitan este blog, a que dejen de sentirse culpables y empiecen a disfrutarlo.

10 comentarios:

Yitux dijo...

Princesa Quil había comentado:

"Que buen post! Nunca terminarán esas clasificaciones de feminismos. Me apunto al liberal, y seguiré investigando al respecto.

Me ha levantado la curiosidad la Dworkin, y la desacredito totalmente partiendo de esta frase de ella q lei:

"all heterosexual sex in our patriarchal society is coercive and degrading to women, and sexual penetration may by its very nature doom women to inferiority and submission, and "may be immune to reform"

O sea q es lesbiana pues!. Si para ella la penetración es puramente sometimiento y sumisión de la mujer ... entonces se ha de rehusar a practicarla!

Ya ojeando un poco algo de su biografía me encuentro con q a los 9 años fue acosada sexualmene en un cine, que se casó con un anarquista en europa que la maltrataba, violaba, quemaba con cigarrillos, azotaba en las piernas, etc.... Ah, y que tras dejar al loco este, quedó en la calle y pa subsistir y regresar a U.S. hasta se prostituyó.

Hubiera ido a un loquero antes de ponerse a escribir."


Lo siento fayas técnicas jajaja

Por cierto, para ver algo más didáctico sobre el feminismo y el libertarianismo en torno a la pornografía, recomiendo ver el siguiente capítulo del show de sátira libertaria Bullshit!

http://www.youtube.com/watch?v=Mw6Gz9XW8KU

Estuardo Novoa dijo...

Espero te animes a dirigir tu primera película porno... jajaja En verdad ya basta de tanta hipocresía. La persona que diga que nunca ha visto porno en algún momento de su vida de seguro está mintiendo. Incluso tengo amigas que dicen les gusta el porno y no se sienten culpables ni avergonzadas por ello. No he visto ninguna película porno ecuatoriana.. no se si conoces alguna...

quark schiz dijo...

Uno de los ardides de los feministas (digo los porque también incluyo a los muchos hombres feministas que hay [pero no esperen ni de chanza encontrarse con frecuencia con lo opuesto, o sea masculinistas]) consiste en agarrarse de cualquier estupidez para mantener su militancia en el mercado de activismos sociales. Y eso porque lo del feminismo ya no es tan chic como lo era antes, lo que repercute en que aquellos propagandistas e ideólogos tarados que maman de esa teta no escatimen mañas con tal de mantener ese bodrio a flote.

Es una ecuación bien hijueuptamente "palo porque bogas, palo porque no bogas". Todo puede ser construido como machismo. Que se muestre a ciertas mujeres como objetos sexuales se lo evalúa como una explotación machista del cuerpo de la mujer; pero cuando se pone hincapié en los atributos de los hombres en cambio, se lo sigue evaluando como chauvinismo masculino. El que los plurales omnicomprensivos sean masculinos en el español se lo ve como una conspiración machista para ocultar a la mujer (a pesar de que existen idiomas en los que en cambio se antepone lo femenino como en el alemán). Que las mujeres lleven pantalones (lo que en otro teimpo significó una victoria social) se lo construye como una afrenta desfeminizadora... Ejemplos hay demasiados.

Yo, al menos, estoy harto de escuchar estas paparruchadas.

Saulo Ariel dijo...

"Feminismo vs Feminismo"

Es decir que las señoras feministas o varonas hembristas, no se aguantan ni entre ellas.
Recuerdo que en mis épocas de universitario descubrí un fenómeno que con el tiempo y las evidencias prácticamente se ha llegado a convertir en una verdad. Cada vez que conversaba con alguna fémina que valía la pena, la tertulia se desarrollaba en niveles bastantes agradables, sin embargo, por ahí aparecían "las hermanastras", o las futuras "feministas", y el seductor diálogo terminaba cediendo espacio a un parloteo desorganizado y bochornoso. Frente a eso, me retiraba lentamente de aquel estrepitoso galimatías; y entonces me dirigía con rumbo a la patota, donde con los patanes, prefería discutir de política, deportes, o de lo buenas que estaban, en su tiempo, Sofía Loren o Raquel Welch.

Lólindir dijo...

Pilas que yo tengo en mente hacer una peli porno ecuatoriana! Hecho en Ecuador! XD

Yitux dijo...

Justamente por eso hago una diferenciación. Hay muchas personas que se consideran feministas y entre esas hay muchas intransigentes y otras muchas muy interesantes.

Wendy McElroy es una de las autoconsideradas feministas, que realmente vale la pena leer.

Aparte dentro de la historia han habido muchas mujeres que se proclamaban feministas y tenían una visión mucho más amplia incluso que las feministas autoritarias de ahora. Mujeres que lucharon realmente por abrir los derechos que se les negaban a ellas, en vez de oprimir los derechos ajenos como quieren algunas ahora.

Emma Goldman por ejemplo, quien fue encarcelada a principios del siglo XX por escribir textos a favor de la anticoncepción, es un ejemplo de ello.

O Lucy Parson, viuda de uno de los mártires de Chicago, cuya obra dentro del movimiento obrero (que para ese entonces era solo apto para hombres) siempre será reconocido. De ella no tengo muy claro qué pensaba, pero es reconocida por su labor más que por sus ideas.

Ahora que si hablamos de idealogía, pongo como ejemplo a Voltairine de Clayre. Pionera del feminismo individualista, pertenecía a una corriente de anarquismo propietarista e incluso colabaraba en la revista con Benjamin Tucker. Sobre ella hay un libro llamado "Voltaire de Clayre: la rebelde exquisita" escrito por Sharon Presley, fundadora de Laissez Faire Books y de la Asociación de Feministas Libertarias.

Solo digo eso porque no me parece válido que por ciertas tendencias, se satanice toda una palabra.

noviembre dijo...

basta de medios de produccion: ¡porno para el proletariado!





(:

Endivio Roquefort I dijo...

Justamente lo que llevo tiempo diciendo. Para mí, la pornografía es una religión. Tiene sus ritos, sus divinidades, sus sagrados misterios, sus ceremonias, y desde luego su propio moral, que encuentro mucho más benigno que el de cualquiera religión monoteista. "Haz la paja, no la guerra", quiero que lo inscriban en mi tumba.

el tio dijo...

tio este articulo estuvo mas bueno q la dl chulo... jajajaja...
pilas ahi

noviembre dijo...

lee un articulo de la ultima revista diners sobre el porno en ecuador, esta bastante interesante, sobre porque en ecuador no hay (buen?) porno.