2 de febrero de 2009

Porno Para Ricardo y la progresía artística

Siempre he dicho que los dotes artísticos, las buenas intenciones y la cordura política, no necesariamente van de la mano.

Los artistas y demás bohemios, siempre llenan su boca hablando de cambios, de revoluciones, de libertad, de una sociedad injusta, que discrimina, que oprime y demás opiniones progresistas con las que generalmente estoy de acuerdo. Sin embargo, la gran mayoría carece de una postura política congruente, y embarran todo su discurso al defender el sistema político de Cuba.

Es que al parecer dentro de los círculos de la vanguardia progre, está de moda ponerse la camiseta del Che. Desde el máximo ícono de la pijiprogresía, Sabina, quien se atrevió a decir que se compraría un fusil para 'defender la revolución cubana', hasta los Reincidentes, banda de punk rock española que al parecer en sus conciertos andan de campaña a favor de la isla*. Y ni siquiera en lo local nos quedamos atrás, viejo Napo también da muestras del aprecio que tiene por un asesino.

Mi indignación empezó cuando en el blog Sala de Noticias Anarcopunk me entero que Gorki Águila, vocalista de la banda de punk Porno Para Ricardo, nuevamente fue víctima de abusos por el simple hecho de ser crítico a la dictadura castrista, y ser considerado "contrarevolucionario"

¿Cómo un artista, que proclama tanto su libertad puede defender un sistema donde se permiten este tipo de abusos? ¿Cómo gente de un supuesto espíritu indomable puede defender un sistema político basado en un partido único? ¿Cómo alguien que dice buscar la justicia para las clases trabajadores puede defender un país con un sindicato único, sin derecho a huelga siquiera? ¿Cómo un artista de vanguardia, puede hablar maravillas de una isla donde reina el pesamiento único?

Es fácil ponerse una camiseta del Che Guevara. Es fácil, bonito y hasta chic defender a Cuba, y esgrimir argumentos baratos como que "allá nadie es analfabeto y la medicina es la mejor". A de ser bacán ser cantante y defender el socialismo, mientras se vive en otro país y se gana dinero gracias a quienes le escuchan. Sin embargo hay que ser concientes y darnos cuenta que Cuba es una dictadura, el pueblo cubano está sumido en el totalitarismo y gente cuyo único crimen a sido pensar y exigir sus justos derechos, son víctimas de abusos.

Pero, como ya dije al inicio, los dotes artísticos no van de la mano con lo político, así que por mi lado seguiré escuchando su música, y esperando que se les pase esa modita de andar defendiendo
atrocidades. (recomiendo ver este link http://www.1fconelpueblocubano.es/)

Solidaridad con todas las víctimas de abuso de poder en Cuba.


*Y sí, fui al concierto de Reincidentes en Quito y fue bacansísimo, lo único que me dio asco fue ver una bandera roja del PCML sobre mi cabeza.

4 comentarios:

Endivio Roquefort I dijo...

Lo que demuestra es que los "progres" no han progresado nada desde los años 60 (cuando las veleidades dictatoriales de Fidel todavía se podían excusar con argumentos coyunturales: "hoy a defenderse contra el enemigo, las libertades serán para mañana"). El problema es que las piedades izquierdosas se heredan cual enormes y pesadas tabletas de piedra, de generación en generación: todo intento de ponerse al día se descalifica como revisionismo. Debe ser bonito gozar de una ortodoxia pura, sin ningún tipo de contaminación desde la realidad.

Juan Montalvo dijo...

"Es fácil ponerse una camiseta del Che Guevara. Es fácil, bonito y hasta chic defender a Cuba, y esgrimir argumentos baratos como que "allá nadie es analfabeto y la medicina es la mejor"."

Pues yo coinsidero que no es nada fácil. Es más requiere de un estómago curtido a prueba de balas, buenas dosis de caretuquismo, y ser un miseralble de la peor calaña. Existe otra posibilidad: ser ciego, sordo, y cómplice del tirano.

Recordemos que a Gorki ya lo apresaron hace unos meses por "conducta predelictiva" algo así como te detengo porque me estás tocando mucho las bolsas y me da la gana hacerlo.

Que existan trasnochados infames dispuestos a justificar regímenes como ese resulta vomitivo, que además se esfuercen en lambonear enalteciendo la infamia, para lamerle el culo sangrante al "coma-andante, es despreciable, pero que haya personas con responsabilidad de mando que tengan ese modelo como el objetivo a conseguir es tan sórdido como aterrador.

quark schiz dijo...

Esos so called "progres" ni siquiera son marxistas leninistas de a de veras. Un marxista ortodoxo por lo menos se toma su huevada en serio. Los respeto más. El posmoide a la izquierda (e.g., Norman Wray, Carol Murillo de El Telégrafo, el Mateo Martinez, la 'Chica Cosmo', el baboso literato que se levanta tontuelas hablándoles de la 'lucha de clases', etc.) es solamente una golfa farandulera y lamparosa; gente que quiere ser chic adoptando doctrinas solamente porque están en boga; gentuza que pretende ser vanguardista pero que mama de la teta de lo 'políticamente correcto'. ¿Qué valen, entonces, esa mezcolanza de ideas contradictorias (porque el posmo intelectualón quiere conservar el pastel y comérselo a la vez) en personas que solamente las abanderan porque conllevan un cariz de "coolidad"?

Eso mismo: ni una puta cosa.

Idiotas útiles.

Yitux dijo...

A mi los primeros me dan gracia, por lo general se puede hablar con ellos, no creo que sean gente despreciable, solo un par de ellos me hacen cabrear.

Los segundos, los que se lo toman en serio, me infunden miedo, no respeto.