10 de agosto de 2009

El (mediocre) talento nacional.

Es sólo un título vendedor, no lo tomen personal. Hay muchos artistas locales que son muy buenos, al igual que hay muchos otros que son un asco. No creo en esa visión lastimera de "apoyar el talento nacional", si voy a apoyar a alguien, lo haré según su talento y mis gustos, no según la bandera con la cual nació. De cualquier manera no va por ahí la cosa, me refiero concretamente a la actitud mediocre que al parecer están tomando los cantantes nacionales aglomerados en la SAYCE.
Al parecer es un tema viejo, pero yo recién me vengo a enterar. El día viernes en el concierto de Silvio, escuché a Idrovo agradecer a no se quién y a no se quién otro más, por la nueva ley de apoyo al talento nacional. Como Google lo sabe todo, busqué y me encuentro con esto:

Aproximadamente 1.200 radios a nivel nacional deberán incluir un mínimo del 40 por ciento en su programación para difundir temas de compositores y músicos nacionales. (...)

Estos cambios constan en la Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión, cuyo borrador está siendo analizado por el Ejecutivo. (...)

Con el fin de vigilar el cumplimiento de esta norma, en caso de ser aprobada, y de imponer las sanciones respectivas, se conformará el Directorio de Responsabilidad Social y el Consejo de Responsabilidad Social, respectivamente.

Eso sí es mediocridad. Antes la SAYCE no servía para nada y ahora quieren ser una SGAE versión criolla. Se me vienen varias cosas a la cabeza, y para no confundirme yo mismo trataré de enunciarlos uno por uno.
1.- Como ya dije, hay muchos cantantes bueno y otros muchos pésimos. El apoyo debería ser según el talento y no solo porque es "nacional".
2.- El mercado musical, es justamente eso: un mercado. Tiene su respectiva oferta y demanda, en sus respectivas escalas (casas disqueras, productores musicales, cantantes, compositores, bandas, radios, tiendas de disco, y por supuesto el consumidor final que es quien escucha la música y paga o no paga por ella.) Saltarse este punto lleva a desviar el tema en debates abstractos y metafísicos que no tienen nada que ver con la imposición de una ley.
3.- Esa ley (y la mayoría) es una imposición clara. No creo que pueda haber alguien que no lo vea así. Que te guste la imposición no quiere decir que no lo sea.
4.- La música, cuando se piensa vivir de ello, se vuelve un producto a vender.
5.- En el mercado, los buenos productos tienden a sobresalir pero esto no es una regla inquebrantable. No todos los productos que llegan a volverse populares son buenos, ni todos los productos buenos llegan a ser populares. Que algo se venda como pan caliente, por lo general indica que es de calidad, pero muchas veces también significa simplemente que tuvo una mejor campaña publicitaria, un mejor gerente de marketing, o simplemente suerte.
Un claro ejemplo de esto son las elecciones. A mi parecer el menos malo de todos esos productos siempre queda al último y gana el que tuvo la mejor campaña. Sino pregúntenles a los Alvarado.
6.- Todos, sí todos, vendemos algo. El obrero vende su fuerza laboral y si no es lo suficientemente buena, se jode. La cocinera vende su sazón y si no es buena, se jode. Yo vendo mi capacidad de animar y editar comerciales y si al cliente no le gusta, me jodo. El artesano vende pulseritas, el gerente vende su capacidad administrativa, el músico vende sus canciones y la prostituta vende su sexo. Todos nos efrentamos a la competencia, todos nos esforzamos, sacrificamos e innovamos día a día para sobresalir y que nuestro producto se venda. ¿Por qué con ciertos gremios tendría que ser diferente? ¿Por qué los músicos tiene corona?
7.- Leyes como esta son totalmente injustas, es exactamente lo mismo que prohibir las importaciones en determinados porcentajes para obligar a consumir "producto nacional". La única diferencia es que ahora no se benefician los grandes empresarios, sino un sindicato de músicos.
8.- Leyes como esta son totalmente arbitrarias y autoritarias. Es una violación a la libertad de las radios, al igual que de los radioescuchas, que han optado por escuchar cualquier cosa menos "talento nacional". Es su derecho transmitir y escuchar lo que les de la gana.
Pero como eso de defender los derechos individuales y de criticar la imposición per se, ya va perdiendo fuerza, ahora voy al punto central de este artículo. No es uno de mis argumentos favoritos, pero como el utilitarismo está tan de moda, ya toca.
9.- Leyes como esta derivan en mediocridad. Sí, en vez de fomentar el talento y hacer crecer a los pequeños, lo que se logra con esto es bajar el nivel de los pocos talentos verdaderos ya existentes. Es cuestión de ser pensante.
¿Por qué ahora último hubo un boom de creativos locales en las agencias de publicidad? No hay una ley que obligue a que el 40% de los creativos tengan que ser ecuatorianos. Al contrario, por la deficiencia del mercado local, hubo una brecha en la cual todas las agencias de publicidad contrataban creativos extranjeros (argentinos especialmente). Eso hizo que los locales se tuvieran que esforzar más para poder entrar en el mercado y así surgió ese altísimo desarrollo local en cuanto a la publicidad.
Así mismo pasa con todo. Si yo tengo una panadería, tengo que hacer buen pan para que me compren. Si al frente mío se para una panadería ambateña, pues tendré que hacer el pan más rico que ellos, y luego ellos más rico que el mío y así sucesivamente generando mejor pan a menor precio. Pero eso es otro tema de libre competencia, tan simple como cierto, aunque muchos se nieguen a "creer" en eso. Como si fuera cuestión de fe.
Pero volviendo al tema: si alfrente mío ponen una panadería ambateña y yo no mejoro el pan; entonces perderé a mis clientes. Qué pasa si voy lloriqueando al gobierno local y les digo que creen una ley para que el 40% de los panes que se compren tengan que ser guayacos, para apoyar el talento nacional pos. Estoy perjudicando al ambateño y estoy obteniendo un gran privilegio por el simple hecho de ser amigo de alguien del gobierno o tener suficiente labia. Ahora ya para qué me voy a esforzar. Toda la gente debe comprarme pan por obligación. Puedo bajar la calidad, puedo hacerlos malos, pequeños, con ingredientes baratos, de cualquier manera tienen que consumirme a mi. Eso se llama mediocridad, facilismo, corrupción.
Exactamente lo mismo pasa con los músicos. En vez de competir en el mercado para sonar en las radios, piden que los pasen por obligación. Por lógica, la calidad de los músicos locales no será mejor, simplemente serán más difundidos pero peores. ¿Por qué no compiten como lo hacemos todos? Si ya decidieron vivir de su música tienen que jugársela, y con las cartas limpias, lo contrario es cobardía.
Innoven, publícitense, contraten un buen mánager, analicen al consumidor, sepan lo que la gente quiere, véndanse. ¡Ah no! Ellos no se venden. Ellos son músicos, su música es arte no mercancía. Y estoy hablando específicamente de ese grupo de músicos elitistas, que creen que tienen derecho a ser pasados en la radio solo porque ellos lo dicen. Hay mucho talento nacional que se a sabido vender bien. ¿O acaso la tecnocumbia, el tecnopaseito, el reggaetón romántico no son talento nacional? ¿Cómo hizo Aladino para ser reconocido? ¿Cómo hizo Ángel Guaraca para que tanta gente siga su trayectoria? ¿Tranzas no tuvo su momento de fama? ¿Au-di? ¿Las chicas dulces?
"Es que eso son grupos de música andina o pop. En las radios no hay cabida para otros géneros." Pues de eso mismo se trata. Supongo que vender barulho sicodélico a de ser más difícil que vender reggaetón; pero eso fue lo que eligieron. ¿Cómo llegó Muscaria al Top10 de MTV latinoamérica? ¿Cómo La Rocola Bacalao logró un tour por Europa? De eso se trata. A mi también me puede gustar hacer obras de arte bizarras, pero no puedo imponer que la pongan en las galerías y se venda por obligación. Si hago algo alternativo, o lo logro vender, o lo hago con mi dinero, o me quedo chiro, o me consigo un mecenas, pero no pueblo obligar a nadie a consumir lo mío.

5 comentarios:

yyulia dijo...

Bueno, aunque coincido con que no todo la nacional es bueno aunque hay arte nacional de buena calidad, creo qeu más allá del extenso texto sobre las razones de mercado está observar el lado humano de esto que es el que importa porque hasta en le comercio, es el ingrediente principal.

Si uno sintoniza una estación de radio no por "zapping" sino poruqe a eso hora, en ese canal hay un programa en el que se habla de lo que me interesa escuchar con música que me agrada, el obligar a este programa "X" en cuestión a utilicar 40% de su espacio aire musical en música nacional, implicarái que tendría que haber suficiente cantidad de canciones en el tipo de géneros que este programa expone para poder cumplir a diario con l alye y la audiencia.

No vamos a escuchar el mismo "playlist" todos los dási o la misma canción 4 veces en una misma hora, al menos no en un programa de radio.

Para imponer esos porcentajes, tendráin que imponerle a los artistas "fabricar" canciones a ritmo de fábrica y a la sociedad producrir un número equis de músicos por cad agénero para poder cubrir la demanda.

Es falso e hipócrit acrear leyes de apoyo a la cultura qeu están fuera del contexto de nuestra realidad y qeu atentan contra la calidad de lo que se difunda a la gente.

yyulia dijo...

(ortografía de sueño y tipeo al ritmo del pensamiento)

Anónimo dijo...

Correa hijo de p*ta, bonito gobierno que les trae a los compatriotas... prefiero derecha corrupta a izquierda ignorante

gbrv75666 dijo...

Apaga la radio, entonces...
compra cd's originales de la música que te guste, en el último de los casos, piratería vía mp3...

Yitux dijo...

¿Y si me pongo una radio y no me da la gana de pasar música nacional?